fbpx

La prestación por desempleo (“el paro”) es lo que cobra un desempleado gracias a lo que cotizó mientras estaba trabajando.  Por eso también se llama “prestación contributiva“. Por lo tanto, para tener derecho a ella, tenemos que contribuir económicamente a ella cuando nos encontramos trabajando y por tanto, su cuantía final dependerá de las contribuciones que hayamos realizado.

¿Cómo funciona la prestación por desempleo?

Pueden cobrar la prestación quienes hayan perdido su empleo y trabajaran por cuenta ajena, bien sea porque son despedidos o porque se les acaba el contrato. También pueden percibir el paro los autónomos que hayan dejado su actividad y cotizaran para tener el derecho a cobrar el paro, los altos cargos de la Administración, los militares de complemento y los funcionarios y personal contratado temporalmente, de las administraciones.

La protección frente al desempleo también da cobertura a los afectados por expedientes de regulación de empleo de suspensión temporal de empleo o reducción de jornada.

El parado tiene que haber cotizado al menos durante 360 días en los seis años anteriores a perder el empleo.

¿Cuánto voy a cobrar?

Estará en función del periodo de ocupación cotizado a desempleo en los seis años anteriores a la situación legal de desempleo o al momento en que cesó la obligación de cotizar o, en su caso, desde el nacimiento del derecho a la prestación por desempleo anterior. Los días de vacaciones retribuidas y no disfrutadas se considerarán periodos de ocupación cotizada.

En colectivos de emigrantes retornados y liberados de prisión la duración del derecho se determinará en función de las cotizaciones correspondientes a los 6 años anteriores a la salida de España o al ingreso en prisión, respectivamente, salvo cuando los trabajadores tengan cotizaciones computables en el extranjero o prisión, en cuyo casos los 6 años hacia atrás se calcularán desde la fecha en que finalice la relación laboral.

Las cuantías a cobrar en concepto de prestación de prestación por desempleo, están relacionadas con la base de cotización del trabajador y la cantidad con la que éste ha contribuido a la Seguridad Social en concepto de desempleo. Como regla general, recibiremos el 70% de la base reguladora de los últimos seis meses cotizados durante los seis meses iniciales de cobro del paro, para rebajar después este porcentaje al 60%.

En la siguiente tabla se resumen cuales son los baremos y cuantías según lo explicado en los párrafos anteriores:

Prestación por desempleo

¿Puedo cobrarlo todo de una vez?

El parado tiene derecho a cobrar toda la prestación de una vez, en lugar de mensualmente, cuando decide darse de alta como autónomo o incorporarse como socio a una cooperativa. Será un requisito imprescindible tener al menos pendiente de cobro tres mensualidades y no haber hecho uso de este derecho en los cuatro años previos.

¿Puedo cobrar el paro y trabajar al mismo tiempo?

Se puede cobrar la prestación al mismo tiempo que se trabaja a tiempo parcial, siempre que el interesado lo solicite. La cuantía de la prestación se reduce en la misma proporción que la jornada que se realice.

¿Qué pasa cuando se agota la prestación?

Una vez se ha agotado la prestación, los parados con obligaciones familiares y los mayores de 55 años tienen derecho a percibir un subsidio siempre que no tengan otra fuente de ingresos que supere el 75% del salario mínimo interprofesional  (481,05 euros). También tienen derecho a cobrar la prestación los liberados de prisión, los trabajadores españoles que regresen a España desde un país de la Unión Europea y no cobren prestación del país de procedencia o los parados que no han cotizado por el tiempo suficiente para percibir una prestación contributiva.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *