fbpx

Local en Sant Pere Mes AltEl censo de los distritos sitúa a Ciutat Vella como el más activo, con un 8,3% de negocios vacíos.

Un negocio que se cierra de un día para otro; otro que surge con la misma celeridad… y un montón que languidecen con la persiana bajada a falta de inversores, de créditos o de perspectivas. La buena noticia es que pese a lo aparatoso de los cierres en algunas calles, el balance total es más que saludable: solo un 12% de los locales comerciales de Barcelona se hallaban inactivos el año pasado.

La ola de cierres registrada desde el inicio de la crisis ha hecho mella en toda la ciudad y ni siquiera los grandes ejes comerciales de barrio se han librado. Sin embargo, en muchas ocasiones los relevos han sido rápidos, promovidos por nuevos emprendedores y por desempleados que buscaban una salida laboral tras capitalizar su paro.

La situación del comercio en la mayoría de distritos es solvente. El recuento llevado a cabo en Barcelona peina la mayor parte de sus calles. De los 42.623 locales detectados, 5.161 estaban cerrados, ya fuera en venta, alquiler, utilizados temporalmente como almacén o bien sin ningún uso.

Ciutat Vella (8,3%) a la cabeza en locales abiertos por la fortaleza turística de la zona. Le siguen Sarrià-Sant Gervasi (8,8%) y Les Corts (9%).

A continuación se sitúa Gràcia (9,7%) privilegiado por ubicación y por ser susceptible de captar visitantes de otras zonas. Ya con dos dígitos, se encuentran Sants-Montjuïc (10,8%), Nou Barris(11,1%), Sant Martí (11,2%) y el Eixample (11,9%). Este último, pese a su centralidad, es víctima de su extensión. Todas ellas son cifras consideradas óptimas.

Los números rojos se dan en Sant Andreu (25,8%) y en Horta-Guinardó (21,4%) ambas con ejes comerciales potentes aunque con muchas calles secundarias. Su situación relativamente periférica y sus rentas algo por debajo de la media, junto con la escasa presencia turística explican estos resultados.

Algunos negocios son más estables, como por ejemplo una carnicería o un establecimiento muy especializado, mientras que otros tienen mucha más rotación, como la moda.

Y aunque este primer chequeo de momento no categorice la oferta actual de negocios en marcha, sí da pie a olfatear in situ la apertura a destajo de tiendas de estética y peluquería que vive Barcelona, de bares (tanto traspasados, sobre todo a inmigrantes, como de nuevas cafeterías y similares) y de tiendas de alimentación.

Ver noticia completa en Elperiodico.com


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *