fbpx

iglesia Sant AdrianEl Ayuntamiento asegura que no tiene ninguna solicitud sobre la mesa, pero que disponer de un plan local evitará conflictos de convivencia en el futuro | Mientras dure el trámite no se podrá abrir ningún espacio religioso en el municipio.

El Ayuntamiento de Sant Adrià de Besòs ha aprobado un plan especial de ordenación de centros de culto en el municipio. Se trata de un documento que regula la distancia que debe haber entre diferentes espacios religiosos, los zonas donde pueden ir ubicados y las características que tienen que tener estos equipamientos. El principal objetivo del gobierno local es combinar la seguridad y la convivencia con el derecho de culto de todos los ciudadanos.

Ciudades vecinas como Badalona o Santa Coloma de Gramenet aparecen a menudo en los medios de comunicación por cuestiones vinculadas a la inmigración, la diversidad religiosa o la convivencia. Sant Adrià de Besòs, en cambio, ha querido hacer un ejercicio de prevención y, aunque los centros de culto en la ciudad son escasos (cuatro iglesias católicas y una evangelista), ha elaborado un plan para ordenarlos, regularlos y, en definitiva, adaptar-los a la realidad del municipio.

El plan de ordenación de centros de culto contempla que no podrán crearse equipamientos de este tipo en el eje comercial de la ciudad, es decir, en calles como Avinguda Catalunya o Avinguda de la Platja. “En esas calles queremos potenciar el comercio, que los espacios sean para los comerciantes y no para centros de culto”, explica Joan Callau, regidor del Área de Territorio. El documento, además, exige una distancia mínima entre centros de culto de 300 metros, distancia actual entre los espacios religiosos más próximos entre sí de la ciudad.

Los locales que se utilicen como centros de culto deberán tener una superficie máxima de 300 metros cuadrados, con una altura mínima de 3,70 metros y un aforo limitado en 2 metros cuadrados por persona. También deberán estar aislados acústicamente, así como ser perfectamente accesibles para cualquier ciudadano.

De momento, el plan se ha aprobado inicialmente en un pleno municipal, pero todavía debe pasar por un período de exposición pública antes de su aprobación definitiva. Hasta que finalice este proceso, el municipio ha suspendido la concesión de licencias para centros de culto. Esta moratoria no afecta a ningún colectivo ciudadano, ya que el Ayuntamiento asegura que no había ningún trámite en marcha en este sentido.

Noticia publicada por La Vanguardia, 4 de diciembre de 2012: ver noticia completa


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *