fbpx

terrazaUn acuerdo fijará las nuevas condiciones para instalar más veladores en la calle a partir de Enero 2014

Nuevo acuerdo sobre la ordenanza de las terrazas. En este mes de julio se presentará para su aprobación, casi garantizada, este proyecto. La ordenanza será de aplicación a partir de enero de 2014.

El acuerdo descarta uno de los puntos más polémicos del primer borrador de la ordenanza, que preveía que los lavabos de los establecimientos que dispusieran de terraza debían ser considerados públicos y, en consecuencia, debían ser accesibles para cualquier persona, fuera cliente o no. Los lavabos serán un servicio privado.

El segundo aspecto relevante es quién podrá disponer de terraza. Hasta ahora eran sólo los establecimientos con licencia de bar o de restaurante, a los que se añadían los hoteles que contaban con un bar abierto al público en general y separado físicamente del hotel. A partir de ahora, también los establecimientos de degustación, por ejemplo panaderías, pastelerías y charcuterías, podrán disponer de terraza.

El tercer cambio relevante de la ordenanza pactada se refiere a la limitación del aforo de los establecimientos. El primer proyecto contabilizaba cada cliente de la terraza como parte del aforo del interior del establecimiento. Ahora cada cliente de las mesas de los veladores contará por 0,25, lo que significa que los locales con terraza ampliarán el aforo global del establecimiento.

La aplicación de esta norma tendrá excepciones o, mejor dicho, zonas de excepción en numerosas áreas de la ciudad, donde las terrazas podrán gozar de algunas condiciones singulares relativas, por ejemplo, al mobiliario.

Se espera que el proyecto pase por la comisión de gobierno la próxima semana. La ordenanza es un acuerdo relevante por razones políticas -la normativa de terrazas era y es un verdadero galimatías con más de una docena de normas distintas vigentes en la ciudad en función del distrito- y también por razones urbanísticas.

La proliferación de veladores, estimulados por la prohibición de fumar en el interior de los bares, ha tenido un importante impacto en las calles de la ciudad, en especial en las más concurridas, y ha hecho que muchos establecimientos que hasta ahora no tenían ningún interés en llevar su servicio al exterior ahora quieran tener su velador.

Los datos confirman esta evolución: antes de la ley antitabaco había en Barcelona unas 2.300 licencias de terraza y ahora ya hay más de 4.200.

Leer noticia completa en La Vanguardia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *