fbpx

Todo el mundo conoce, a través de las películas americanas, los famosos lofts que allí se prodigan y que tienen su origen en Nueva York en los años 1950, estos locales fueron los protagonistas de una industria floreciente y más tarde olvidada, Ahora en la situación actual parece que en España existe un repunte en ese tipo de viviendas y es tendencia transformar un local comercial en vivienda.

El Pleno de la Sala Primera del Tribunal Supremo (TS) confirmó su doctrina en Octubre de 2013 respecto del derecho de todo propietario de piso o local a utilizarlos como considere más adecuado, salvo que el cambio de uso esté expresamente prohibido o que el cambio de destino aparezca expresamente limitado por el régimen de propiedad horizontal, su título constitutivo o su regulación estatutaria. Con esta concesión del Tribunal Supremo tenemos clara la posibilidad  de transformación de uso que resolvería el excedente de locales producido por el fin de la renta antigua que se produjo el pasado 1 de enero de 2015.

La manera más lógica y económica de tener un loft es a partir de un local comercial; es decir, transformar un local comercial  en vivienda. Antes de comprar el local hay que asegurarse de que no hay impedimentos para la conversión.

El cambio de uso implica, en primer lugar, comprobar que no existe afectación de la estructura del edificio ni compromete elementos comunes. Una vez comprobado esto, el local comercial debe cumplir una serie de requisitos para poder ser convertido como vivienda:

Requisitos para transformar un local comercial en vivienda:

El inmueble debe de cumplir con un serie de requisitos que permitan que la nueva vivienda cumpla las condiciones de habitabilidad establecidas por la Normativa Urbanística. En el caso de Madrid capital, los principales requerimientos son los siguientes:

  • La superficie útil del local debe ser como poco 25 m2. Con esta superficie se podría realizar un estudio, es decir, una única habitación con funciones de salón-comedor-cocina más el baño. Si se quisiera segregar el dormitorio, la superficie útil mínima debería ser de 38 m2.
  • La altura libre debe ser al menos de 2,50 metros.
  • El local debe tener una longitud de fachada mínima de 3 metros.
  • Todas las piezas habitables (salón, dormitorio y cocina) deben tener ventilación e iluminación natural, con un mínimo del 8% y 12% respectivamente, con respecto a la superficie útil de la habitación a la que sirven.
  • La cocina debe disponer de salida independiente de humos, independientemente del hueco de luz y ventilación.
  • Ningún punto del local debe quedar bajo la cota de la calle o de patios del edificio.
  • En el Plan General también se contemplan una serie de especificaciones técnicas que tienen que ver con la fachada, los accesos, la seguridad contra incendios…

Una vez obtenida la licencia de primera ocupación es necesario acudir al notario para que redacte una escritura de cambio de uso y luego llevarla al registro de la propiedad para que registren este cambio.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *