fbpx

Si el piso no está dañado y el inquilino está al corriente de pagos, el propietario debe restituirle LA FIANZA

  • El inquilino tendrá derecho a rescindir el contrato a partir del sexto mes y avisar con un mes de antelación a no ser que se pacte lo contrario.
  • No se debe cometer el error de comunicar la decisión al casero sólo verbalmente.
  • El casero debe devolver la fianza en el momento en que se devuelven las llaves.

La fianza es una cantidad de dinero que el inquilino debe entregar al propietario obligatoriamente según el artículo 36 de la ley de arrendamientos urbanos y debe ser equivalente a una mensualidad de renta en las viviendas  y de dos si se trata de un arrendamiento diferente al de la vivienda, aunque hay que indicar que ambas partes pueden pactar cualquier tipo de garantía adicional al mes legal de la fianza. No hay que extrañarse si el casero pide garantías adicionales, como depósitos o avales bancarios, la normativa contempla esta posibilidad y la deja a discreción de las partes.

¿En qué casos el propietario puede quedarse con la fianza?

La ley dispone que el propietario puede quedarse con la fianza cuando el inquilino incumpla con las obligaciones que derivan del contrato de alquiler. Pero, ¿qué significa? lo podríamos resumir en tres partes: si causa daños en la vivienda, si se va antes de tiempo sin los avisos o plazos estipulados en el contrato o no está al corriente con el pago de la renta o de los suministros, el casero puede usar la fianza, o parte de ella, para arreglar el piso y cubrir los gastos que el inquilino haya dejado pendientes. Pero siempre hay matices, sobre todo cuando se trata de cuestiones subjetivas. Por ejemplo, ¿qué criterio hay que emplear para decidir si un piso está limpio o no?

La regla general dice que el inquilino debe devolver el piso tal y como se le entregó, lo que a veces es difícil de demostrar. Sobre todo en el caso de desperfectos, tanto en los elementos fijos (baldosas, paredes, ventanas) como en el contenido (electrodomésticos, muebles). Es fundamental distinguir entre uso indebido y desgaste”. “Un ejemplo clásico es la pintura: es normal que, tras cuatro o cinco años, un piso no luzca igual”. En este caso es el propietario quien debe arreglarlo.

El inquilino, por su parte, es responsable por los desperfectos causados por negligencia o mal uso de la vivienda. “Puede ser el daño en una pared por intentar colocar una estantería”. Si no lo repara, el propietario puede a usar el dinero de la fianza para arreglarlo. “Pero siempre hay que exigir las facturas oficiales que justifiquen en qué y para qué se ha usado el dinero. Y a partir de ahí decidir si el casero tiene razón o no”.

Si has cumplido y no te devuelven el dinero, reclama

Si el propietario utiliza excusas ficticias para no devolver la fianza y se niega sentarse para hablar del tema, no hay que abandonar. En estos casos es aconsejable avisarle, a través de un medio fehaciente, como un burofax, de que si no restituye el dinero en un tiempo determinado, por ejemplo, una semana, se dará inicio a acciones legales. Aunque la ley no fije un plazo para que el casero devuelva el dinero, sí establece que, a partir de los 30 días de la finalización del contrato, empieza a devengar el interés legal, que se puede exigir en caso de una reclamación posterior.

La mayoría de los expertos aconseja decantarse por el «proceso monitorio», un procedimiento simplificado que concede un título ejecutivo si no hay oposición.“Es como un burofax judicial”, Es un requerimiento que el juzgado envía directamente al demandado para que abone la cantidad que se está reclamando o se oponga” en un plazo máximo de 10 días. Si no lo hace, ni devuelve el dinero, la ejecución se inicia de manera automática.

Noticias relacionadas:

¿Que hay que tener en cuenta antes de empezar a buscar un local comercial?

Que saber de un contrato de alquiler de un local comercial

Implicaciones de un contrato de Reserva o de Paga y Señal

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *