fbpx
local en ventaLos notarios detectan más operaciones ante el alza del impuesto de transmisiones el 1 de agosto.
El aumento del gravamen hasta un tipo del 10% supone un encarecimiento del 25% por transacción.
Pisos, casas, parkings, trasteros, locales y otros bienes inmuebles de segunda mano son estos días protagonistas en las notarías. En los despachos de los fedatarios públicos empiezan a detectar un mayor ritmo de transacciones de este tipo que, o bien ya estaban previstas o se iban a llevar a cabo en los próximos meses.
Y es que los implicados (los compradores de bienes inmuebles de segunda mano) quieren adelantarse a la subida del impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP) del 8% actual hasta el 10% que tendrá lugar a partir del próximo 1 de agosto en Catalunya. Con este incremento, el gravamen se iguala al IVA de las transacciones de viviendas nuevas, que entró en vigor en enero pasado.

«Se está notando y es posible que a medida que se acerque el final de este mes se perciba aún más, aunque la situación económica hace que no sea tanto como cuando ha habido otros cambios fiscales». De hecho, se vivió una situación parecida a finales del año pasado, cuando se anticiparon compras de viviendas nuevas para tributar a un IVA del 4% en lugar del 10% que se paga desde enero pasado. Entonces, el incremento significó pasar de tributar al tipo superreducido del 4% a hacerlo al reducido, que subió del 8% al 10%.

Ver noticia completa en El Periódico

 


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *